domingo, 18 de diciembre de 2011

Deberes ante el presupuesto estatal

Aimée Cabrera

 

Foto: Aimée Cabrera 

Los últimos tiempos han sido para entre otros aspectos, capacitar a los ciudadanos en cuestiones que hasta el momento muchos desconocían. Un artículo titulado ¿Por qué pagamos impuestos? Bajo la firma de O. Fonticoba Gener, publicado en el Granma del 13 de diciembre, aclara ciertas de estas obligaciones.

 

En el mismo se explica que en todo momento, las personas son beneficiarias de la asistencia o la seguridad social, por lo que deben de cumplir con las obligaciones tributarias, para  garantizar el deseado bienestar.

 

Según datos aportados por Fonticoba, “Sólo en el 2010…se emplearon  33 379 millones de pesos del presupuesto estatal; y para el 2011 se previó la utilización de 33 637 millones…” (1)

 

Más adelante se explica que hay dos formas para que el capital vaya  al presupuesto de estado que son los ingresos tributarios y los ingresos no tributarios.

 

Los ingresos tributarios son los pagados por personas naturales como es el caso de quienes ejercen su labor cuentapropista, o jurídicas a través de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), la cual los transfiere al presupuesto estatal.

 

El mismo “toma diferentes destinos: educación, cultura y deporte, salud pública, tribunales, fiscalías; e incluso, algunas organizaciones no gubernamentales que el Estado subvenciona porque no generan ingresos suficientes para cubrir sus gastos…” (2)

 

A través de la redistribución de los ingresos al presupuesto estatal, hay  gastos que son cubiertos tales como el subsidio de la diferencia de precios en los alimentos normados por la libreta de abastecimiento. En el 2011 se previó dedicar 1 905 millones 800 mil pesos, de los cuales el 54% estaban relacionados con la leche y los productos cárnicos.

 

Estos millones dedicados a la mal llamada “Canasta Familiar” muy poco aportan y ayudan a los consumidores. La leche subsidiada es solo para los niños menores de 7 años, o personas que padecen ciertas enfermedades y reciben cada mes, bolsas de 1 kilogramo de leche entera o descremada, y productos cárnicos que pueden ser las dietas de pescado Jurel o la de carne de pollo.

 

El resto consume muy pocos productos cárnicos y nada de productos lácteos, a no ser que los compren en las tiendas recaudadoras de divisas, cuyos precios de venta son en la moneda convertible CUC. La población adquiere enfermedades relacionadas con distintos tipos de Diabetes, colesterol alto, hipertensión y otras aún en edades tempranas por la mala alimentación rica en carbohidratos y pobre en proteínas animales, vegetales y frutas, muy caras para el ciudadano medio.

 

El director general de MFP aclara que el capital que ingresa por concepto de aporte tributario, ayuda a evitar las importaciones, estimulando la producción nacional y el ahorro de divisas. Según este dirigente, el presupuesto además financia gastos y transferencias de capital.

 

A continuación de este análisis se explica cómo  cuando las personas dejan de pagar todo o una parte de los  impuestos a los  que están obligados, están violando su obligación legal de tributar; la cual puede ser considerada delito de evasión fiscal.

 

Esta indisciplina se observa en la demora o atraso en los pagos, al ocultar la base disponible, o ante el aumento indebido e las deducciones, entre otros motivos. Todo esto conlleva a que el presupuesto central se afecte, debido al déficit en los ingresos que debe percibir.

 

“Los ingresos deben ser oportunos y captarse en el momento en que está previsto, de lo contrario podrían crearse desbalances temporales en la caja  e insuficiencias monetarias. De no existir la obligación del contribuyente  a término, el ingreso no llega al presupuesto con la celeridad que debe para financiar los proyectos previstos en el plan de ese año.”(3)

 

La reestructuración del sistema tributario existente desde el 2010, propone la revisión  y actualización de las normas vigentes, la cuales deben estar al nivel del desarrollo económico y social al que se aspira , si bien los grandes encuentros entre parlamentarios, ministros y altos dirigentes del estado tratan  temas que jamás parecen tener la solución adecuada.

 

Si bien el tributo de cada contribuyente se debe revertir en asistencia y seguridad social, educación, salud y tantos otros aspectos concernientes a la sociedad; los mismos son ínfimos en cuanto a la retribución que espera la población, esa que nunca acaba de llegar y es la detonante del exilio precipitado del cubano,  sin importarle qué encontrará en esa otra nación.

 

Si el estado no es capaz de dar ese mínimo de condiciones a las que aspira el pueblo, éstos  se sentirán en el derecho de actuar de manera inconsciente en cuanto a cumplir con sus responsabilidades tributarias. La Reforma Tributaria de 1994, conocida como  Ley 73  concibe el pago de 11 impuestos, 3 tasas y una contribución.

 

Todos,  acordados por las reformas económicas discutidas con los trabajadores  en los Parlamentos Obreros  y aprobadas por la Asamblea Nacional ese mismo año, en pleno Período Especial, cuando miles de cubanos expusieron sus vidas en balsas para huir del horror que malvivían, la misma debe modernizarse y asimilar cambios positivos, que acaben con la imposición del estado cubano actual, obsoleto en su totalidad.

 

NOTAS:

(1)   Datos aportados por el vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo Jorge, en el 6to Período Ordinario de Sesiones de la 7ma Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

(2)  Datos aportados por Adalberto Carbonell, director general de Presupuesto del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP).

(3)  Datos aportados por Octavio Beltrán, miembro del grupo de Estudios Tributarios del MFP.

 

aimeecabcu2003ster@gmail.com


 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes