domingo, 20 de noviembre de 2011

Lo sancionaron más fuerte porque no tenía dinero para comprar a los jueces

Dania Virgen García

 

Rolando Meriño Simón, de 32 años, ciudadano cubano con residencia en Ecuador, es uno de los tantos cubanos que sueñan con encontrar una vida mejor fuera de su país, que a veces, cuando comprenden que no es así, ya es tarde.

 

En el año 2001, Meriño salió de Cuba. Ahora se encuentra en la cárcel, sancionado por tráfico de drogas.

 

Cuando llegó a Ecuador comenzó a trabajar, pero empezó a reunirse con malas compañías y se convirtió en un adicto a la drogas. Entonces,  empezaron los problemas. Contrajo deudas imposibles de pagar con un salario. Los mafiosos lo coaccionaron y le dijeron que para saldar la deuda tenía que trasladar droga a Cuba.

 

Cuando llegó a La Habana fue apresado por las autoridades. De nada valió que explicara en el DTI de 100 y Aldabó que se encontraba chantajeado por la mafia: fue sancionado a 21 años de privación de libertad.

 

En el caso estaban involucrados otros cubanos, pero ya están  en libertad por tener familiares con influencias en el gobierno.

 

Robelis Manronan Rafo fue sancionado a 20 años, pero el tribunal le rebajó la sanción a 6 años. Su mamá es gerente de Habaguanex.

 

Antonio Hernández González, que fue condenado también a 20 años, finalmente fue sancionado a 3 años. Su esposa y su suegra son fiscales del Tribunal Provincial de La Habana.

 

La madre de Rolando Meriño,  Elena Simón Alberteri, ha reclamado a todas la instancia del gobierno y explicado la corrupción que hubo en el tribunal, pero hasta ahora no le han dado  respuesta. La única explicación que se le ocurre es que a su hijo lo sancionaron más fuerte porque no tenía influencias en el gobierno ni dinero para comprar a los jueces.

 

dania@cubadentro.com


 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes