domingo, 20 de noviembre de 2011

¿Quién pagará, Salvador Daniel o los corruptos?

Dania Virgen García

 

Foto: Salvador Daniel Costa Álvarez

 

Salvador Daniel Costa Álvarez, residente en calle 28 número 10323, entre 103, y 103B, reparto La Magdalena, en El Cotorro, un día se cansó de tanta injusticia cometida contra él, y les confesó a los opositores florentina Machado y José Ángel Luque la situación crítica que tiene en su centro de trabajo.

 

Les contó que Luis Lang Ulacia es el director comercial de la Antillana de Acero, que ahora se llama Grupo Industrial de la Siderurgia, (ACINOX),  y padre del presidente del Poder Popular del Cotorro. Desde que  dirige la Antillana, suceden fechorías que son conocidas por Lang, quien se jacta de que él y su hijo son los dueños del Cotorro.

 

Salvador Daniel comenzó a trabajar como custodio de seguridad y protección  en la Antillana desde el año 2005. Antes era oficial de la seguridad personal del ministro del interior, el General Abelardo Colome Ibarra, y también trabajó en las tropas especiales.

 

Al no participar Salvador Daniel en las fechorías del director comercial de la Antillana, este le hizo una trampa un día que se encontraba de guardia, para expulsarlo deshonrosamente del centro. Fue sancionado y como no aceptó la sanción impuesta por el abogado del centro, reclamó al órgano de justicia laboral, con expediente 2-11. Pero el fallo fue el mismo: fue expulsado.

 

Reclamó a la Fiscalía, el Consejo de Estado y a José Ramón Machado Ventura, ante quienes denunció los robos cometidos por el director.  Estas denuncias fueron a parar a la empresa, que supuestamente  hizo una investigación con un grupo de ACINOX, en la que participaron varios investigadores, el presidente Jorge Fundora Moreno, y dos miembros llamados Enrique Pérez Perdomo y Omar Alfonso Zamora.

 

En la denuncia presentada por Salvador Daniel, se dan a conocer las irregularidades, y arbitrariedades en los métodos y estilo de trabajo, así como las conductas negativas de dicho director  y las amenazas de que había sido víctima. Pero la comisión dejó   sin lugar la denuncia y advirtió que el director podía hacer algunas modificaciones.

 

No estando de acuerdo, Salvador Daniel reclamó al tribunal municipal del Cotorro,  donde según asegura, “los jueces y fiscales no saben qué hacer porque según  Lang es el padre del dueño del Cotorro, y el que tiene que pagar es Daniel aunque tenga la razón.”

 

dania@cubadentro.com


 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes